Titulitis Idiomas

Mucha gente viene a preguntar por los cursos para “sacarse el B1, el B2…” Es estupendo ver cómo la gente quiere conseguir sus metas y esforzarse para cambiar y mejorar su futuro.

Sin embargo, hay muchísima gente con una frustración e incluso complejo enorme que ya ha perdido la esperanza. Muchísimas personas se acercan por aquí a decirme que han intentado todo, que han hecho muchos cursos, incluso de refuerzo pero… no funciona, siguen sin hablar el idioma.

Siempre les pregunto que para qué quieren el idioma. Para  mi, desde un prisma comunicativo el idioma sirve para algo es un medio para obtener algo, no es el fin.

Creemos que el fin es conseguir el título y una vez que consigamos el título ya está, ya habremos llegado al objetivo. En cierto modo es así, cuando uno va a aprender un idioma para “sacarse el título” conseguirlo es llegar al objetivo, por lo que no hay que frustrarse.

Lo que la gente no sabe es que no todos esos títulos están enfocados en el “hablar” el idioma, muchos de los títulos que hay son un modo de acreditar que tenemos conocimientos de algo. No solo en idiomas, sino en general. ¿No es cierto que la formación en general es muy teórica? ¿Cuántos recien licenciados aprenden cosas para la práctica diaria? ¿Por qué pensamos que los títulos y certificados en idiomas son diferentes?

Los certificados sirven para acreditar que hemos estudiado un idioma, que conocemos cierto vocabulario, gramática… y que tenemos las competencias suficientes para comprender y hablar en ese idioma de acuerdo con un nivel, unos temarios y unos estándares establecidos.

Ahora bien, ¿para qué necesito yo el idioma? ¿Qué quiero conseguir con el idioma? ¿Por qué quiero hablar el idioma?

Son muchas más las preguntas que hago a las personas que se acercan a preguntar por las sesiones de idioma y siempre les respondo igual… con nuevas preguntas…

¿Para qué?

Es fundamental definir el objetivo perseguido para encontrar el tipo de método, contenidos y dinámicas para llegar a cumplirlos y no caer en la frustración irracional.

Digo esto porque a partir de unas bases mínimas que son siempre necesarias, el objetivo que tengamos es personal. Por eso los cursos generales no funcionan para lograr los objetivos y causan frustración.

Los cursos y certificados generales son para conseguir mínimos a partir de los que trabajar y enfocar los idiomas pero en la mayoría de los casos nos creamos falsas esperanzas.

Estudiamos idiomas años pero no los hablamos¿Por qué?

No es que seamos todos tontos, ni se nos den mal… es porque no los aprendemos para hablar ni comunicar sino para pasar exámenes, unos exámenes determinados. Eso tiene sentido, la sociedad nos lo impone y las bases sólidas son siempre buenas. Sin embargo, si lo que deseamos es hablar el idioma para un uso específico… hemos de aprenderlo para eso.

Si soy dentista y necesito inglés, no necesito saber quizás como prioridad los elementos de la clase. Igual que si soy camarero no necesitaré saber sobre términos técnicos de albañilería o peluquería, necesito las palabras, expresiones y herramientas que me ayuden a desenvolverme en mi trabajo.

Eso es a lo que los títulos generalistas no llegan. Incluso cuando quieren ser “especializados” como los famosos: “inglés para negocios” no son especializados  porque negocios… ¡hay muchos!

Es hora de poner en orden tanto jaleo mental. Los idiomas no se nos dan mal simplemente quizás no nos estamos entrenando para el objetivo perseguido.

Imagina una situación

Quiero ganar unas olimpiadas de judo. Para ello me inscribo a un club de atletismo super bueno y super famoso con deportistas de élite como profesores que adoran el deporte, con los mejores medios e instalaciones. Me hacen pruebas físicas y estoy fenomenal, puedo correr un tiempo largo, tengo flexibilidad, fuerza, resistencia… me sacrifico con la dieta del deportista… e incluso he aprendido mucho de lo que es el deporte a alto nivel. Estoy en forma, muy en forma, sin embargo…. todos sabemos que no podré ganar las olimpiadas de judo, podré ganar las de atletismo pero no las de judo. Si quiero ganar las de judo, he de estar en forma pero he de entrenar en mi disciplina.

Lo mismo con los idiomas

Si yo quiero hablarlo, necesito “estar en forma” necesito conocer el idioma, pero no podré alcanzar mi meta concreta si no hago el esfuerzo en ese ámbito concreto. Escuchar, hablar, escribir o comprender un texto requieren de habilidades distintas, por eso, los títulos generales son ese “estar en forma” para todo deportista, pero no desarrollan ningún área en concreto. Si nuestro objetivo es el B1 y “nos lo sacamos…” perfecto! hemos conseguido el objetivo. Pero no confundamos conceptos. Si nuestro objetivo es hablarlo, escribirlo o conocerlo para un área concreta… no nos llevemos a engaño… o lo trabajamos a la vez de otro modo o tendremos que ponernos nuevos métodos y objetivos.

El coaching de idiomas y nuestro club de idiomas se centran en objetivos.

En el club, nos centramos en estimular las capacidades lingüísticas para poder hablar.

En el coaching evaluamos competencias globales y ayudamos a mejorar en las áreas necesarias para la consecución de objetivos concretos.

Yo estoy harta de que la gente se sienta frustrada, basta de confusiones.

¿Quieres un título?…. ¡prepárate para pasar los test!

¿Quieres activar los conocimientos del idioma para hablarlo? ¿Quieres desbloquearte?

Ven a Mo Singular y se terminarán tus frustraciones, disfrutarás durante el camino y olvidarás la frustración.

  ¡Te esperamos!

info@mosingular.com

#besingular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *